La danza y drama al igual que la adoración es un estilo de vida que debe estar sellada en nuestros corazones, en donde tú le entregas al Señor tu talento, tus manos, tu cuerpo, mente y corazón.